El Super Alimento

¿Porque el Brócoli y el frijol causan Gases e inflamación?

Lidiar con un estomago hinchado por comer algo de brócoli o frijol puede hacer que los evites para siempre.

Muchos alimentos pueden causar el problema embarazoso e incómodo del gas, pero eso no significa que nunca se pueda comer brócoli, frijoles, lácteos o peras. Aquí hay formas de prevenir efectos secundarios no deseados al comer estos alimentos.

Los alimentos que inflan la barriga no solo son ricos en grasas, sino que en realidad son saludables, pero deben comerse con precaución.

Brócoli

Llenos de fibra, esta coliflor verde en realidad, el brócoli, pertenece como la col, coliflor, repollo y coles de Bruselas a la familia de las crucíferas, son vegetales ricos en nutrientes como la vitamina C, la vitamina K, el calcio, el fósforo y el potasio.

El brócoli se encuentra entre los vegetales más incriminados cuando se trata de una panza hinchada. Estos contienen compuestos similares a los de los frijoles y cuando entran en contacto con las bacterias buenas del intestino, el resultado será una distensión abdominal, acompañada de hinchazón y malestar general .

Es mucho más difíciles de digerir cuando está cruda, por lo que es mejor cocinar ligeramente al vapor o saltear el brócoli antes de comerlo.

Disfruta de unas pocas piezas al principio, y deberías notar una mejora en tu barriga después de cenar.

Esto también se puede aplicar a otras verduras difíciles de digerir, como la coliflor, el repollo y la col rizada.

Frijoles.

Llenos de proteínas y fibra, estos pequeños pueden causar grandes problemas a los estómagos sensibles. Si remoja y cocina sus propios frijoles o usa frijoles secos en sopas o guisos, una forma de evitar los gases es deshacerse del agua en la que remoja los frijoles (que contiene algunas de las enzimas productoras de gas) y llenar su olla con agua fresca antes de hervir.

Leer  beneficios de los frijoles

Independientemente de cómo los cocine, la mejor manera de evitar el gas es comenzar de a poco. El tamaño de una porción suele ser media taza, pero es posible que desee comenzar con un cuarto de taza o incluso menos. Elija frijoles con menos fibra , y cómelos con alimentos fácilmente digeribles como arroz o quinoa.

Evite combinar frijoles con otros alimentos que le causen molestias digestivas, como pimientos picantes, cebollas o productos lácteos. A medida que su cuerpo se acostumbra a comer frijoles, aumente gradualmente la cantidad que come.